martes, 16 de enero de 2018

Puré de verduras y calabaza

El invierno avanza inexorablemente hacia su segundo mes y como es lógico en esta estación hace un frío que se cuela hasta los huesos. Mi método favorito para combatirlo es preparar platos de cuchara y ponerlos de primero. Y si pueden ser llenos de nutrientes para alimentar las defensas contra los molestos virus, mejor que mejor.

Así que hoy, nuestro primer plato de cuchara es un puré de verduritas con un ingrediente estrella, la calabaza. Calentamos el cuerpo y nos tomamos las tan necesarias raciones de verduras sin casi notarlo. Y ya si le añades unos costrones de pan frito como complemento, lo bordamos.

Ingredientes
1 puerro
1 tronco de apio
1 diente de ajo
1 cebolla
2 zanahorias
2 patatas pequeñas
1 calabaza pequeña
aceite de oliva
sal

(Puedes añadir además calabacín y repollo para que sea aún más completo)


Preparación

Pelamos la calabaza. Podemos ayudarnos con un pequeño truco si tenemos en casa un microondas, que consiste en agujerear la cáscara con un tenedor y meter la calabaza unos ocho minutos en el microondas a máxima potencia. Ojo con el microondas, ahora los hay con mucha potencia e igual no te hace falta tanto tiempo. 

Una vez pelada la abrimos por la mitad y le retiramos las pipas. Cuando ya esté limpia la troceamos en dados grandes y reservamos.

Pelamos y picamos el puerro. la cebolla, la zanahoria   y el diente de ajo.

Raspamos el apio, para que no suelte tanta hebra.


En una cacerola con bastante fondo,  pondremos una cucharada o dos de aceite de oliva y pocharemos la cebolla. Después rehogamos con ella la zanahoria, el puerro, el diente de ajo y la calabaza. Por último rehogamos todo junto con las patatas.

Cubrimos con agua todas las verduras y dejamos hervir entre treinta y cuarenta minutos a fuego medio.

Cuando este toda la verdura bien cocida, apartamos del fuegoy quitamos el apio, para que la textura del puré no tenga hebras molestas.

Trituramos con un pasapurés o una batidora, rectificamos el punto de sal, y lo tendremos listo para servir.





sábado, 13 de enero de 2018

Costrones de pan frito

Ya hemos vuelto casi todos a la rutina después de las fiestas navideñas. ¡Y benditas rutinas! Como se agradecen después de quince dias de vacaciones escolares, aunque esta efusividad pronto pasará y volveremos a anhelar dias de descanso.

Para inaugurar el año hoy vamos a preparar un complemento ideal para una crema de zanahoria o de calabacín, o para un tradicional puré de hortalizas o calabaza. Son los tradicionales picatostes, costrones, croutons, o como los llama un querido familiar "barquitos de pan". Es muy fácil de hacer y alegra muchísimo un plato de cuchara como el puré.

Aquí el vídeo:


Y por aquí las indicaciones para prepararlos:

Ingredientes
Pan, preferiblemente del día anterior, de barra o molde. (Dependiendo de si preferimos nuestros costrones con un estilo más rústico o más regular).
Aceite abundante para freir

Preparación

Si utilizamos pan de barra, baguette etc: Partir el pan en rodajas, después en tiras y por último en cubos, procurando que sean regulares y de tamaño similar.

Si utilizamos pan de molde: partir el pan primero en tiras de aproximadamente un dedo de ancho, y después trocearlo en cuadrados lo más regulares posible.

Poner en una sartén abundante aceite a calentar y cuando el aceite esté bien caliente freimos los costrones, hasta que estén bien doraditos.

En una bandeja o plato colocamos dos o tres hojas de papel absorbente y dejamos reposar los costrones (para que pierdan el exceso de aceite de la fritura). Una vez que están secos de aceite podemos utilizarlos y servirlos en un rico plato de crema o puré, e incluso añadirlos a una ensalada.











sábado, 30 de diciembre de 2017

Lacón a la gallega

Este plato tan tradicional de la cocina gallega es una de la cosas más sencillas y más buenas que se pueda preparar. Como estamos escasitos de tiempo durante las fiestas, también es una tentación preparar estas recetas tan sencillas, tanto para un entrante de las cenas festivas como para un primer plato en una comida intermedia o para solucionar sencillamente esa cena que se te ha pasado preparar antes. Pero advierto, mi versión no es exactamente como la receta que se sirve en bares y restaurantes de toda la geografía española, ya que está adaptado a las vicisitudes de un pequeño núcleo familiar.
Ingredientes
Patatas
Lacón en lonchas
sal
aceite de oliva
pimentón dulce

Preparación

Lavar las patatas y cocerlas (con la piel). Si no tienes tiempo para cocer las patatas en agua pero tienes un microondas, puedes hacerlas al microondas en cinco minutos.

Cuando la patata este cocida, pelar y partir en rodajas, distribuir las rodajas de patata en el plato o fuente donde se vaya a servir. Espolvorear sal y un chorrito de aceite de oliva por encima

En una sartén ponemos una cucharadita de aceite a calentar y doramos las lonchas de lacon por ambos lados. Cuando ya están algo tostadas vamos colocando las lonchas de lacón sobre la patata.

Regamos con un poquito de aceite de oliva y espolvoreamos sal y pimentón dulce por encima del lacón y la patata. Ya está listo para servir.

Rápido, fácil y tradicional.

jueves, 28 de diciembre de 2017

Naranjas preparadas con azúcar

Hay algunos niños que se les atraganta lo de comer fruta, da igual lo bien que la comiesen de bebés de repente empiezan a rechazarla y es muy dificil que les entre por los ojos (y hay adultos que también). Para asegurarme que les entra por los ojos a veces, les preparo la fruta para comer con cuchillo y tenedor.

Pero no vayáis a pensar que el nombre me lo he inventado yo, la primera vez que lo escuche fue en un restaurante, sólo que aquellas iban además, aderezadas con un chorrito de cointreau. Como en otras ocasiones, cuando un postre lleva alcohol en crudo, lo elimino para que el plato sea apto para todas las edades. Vamos allá porque es muy, muy fácil y comeran la naranja mucho más a gusto.
Ingredientes

Naranjas de mesa
Azúcar

Preparación

Pela una naranja por persona, retirale cuanto puedas la piel blanquecina que se queda adherida a las naranjas, parte en rodajas finas  la naranja. 

Colocala en forma de flor o estrella en el plato y espolvorea azúcar por encima.

Ya están preparadas para servir y para comer con cuchillo y tenedor.

Truco: si las vas a servir para adultos puedes enriquecer el sabor con un chorrito de cointreau o licor 43.

martes, 26 de diciembre de 2017

Filetes de ternera guisados con aceitunas y vino blanco

Entre tanta fiesta seguimos teniendo que preparar diariamente comidas y cenas, así que además de recetas de platos extraordinarios y sofisticados con los que adornar la mesa, es conveniente tener a mano alguna que otra receta para cubrir los días no festivos, que hay que comer y cenar todos los dias no festivos también.

La receta de hoy es una síntesis de varias recetas: mi suegra, Simone Ortega y Arguiñano son la fuentes que he utilizado para esta versión, que finalmente se parece sólo un poco a cada una de ellas. No obstante, es bastante resultona. Os la dejo para que probéis y me contéis.

Ingredientes
1 o 2 filetes de ternera por persona (depende del tamaño y del corte)
1 cebolla
100 grs de aceitunas sin hueso
1 dl de tomate frito
1 vaso de vino blanco
1 vaso de caldo concentrado
aceite de oliva
harina
sal
pimienta


Preparación


Lo primero será salpimentar los filetes y enharinarlos.

Preparamos las aceitunas: les quitamos la salmuera o el líquido conservero, las lavamos primero con abundante agua fría, después las dejamos 20 segundos en agua hirviendo, las volvemos a enfriar con agua fria, las secamos ylas partimos por la mitad.

Pelamos, lavamos y partimos la cebolla muy menudita.

En una cacerola amplia, ponemos 2 cucharadas aceite de oliva a calentar y doramos en él los filetes de ternera (con el aceite a fuego medio). Cuando los filetes están dorados, los sacamos de la cacerola y reservamos.

En el mismo recipiente doramos la cebolla, y cuando empieza a tomar color añadimos la saceitunas y las rehogamos medio minuto con la cebolla. Añadimos el tomate frito y removemos para mezclarlo todo.

Agregamos el vino blanco, mezclamos removiendo con una cuchara de palo y volvemos a poner los filetes en esta salsita.

Dejamos reducir el vino blanco por lo menos hasta la mitad de su volumen, agregamos el caldo concentrado de carne y lo dejamos hervir todo junto a fuego lento durante 20 minutos.

Servir calentitos con un poquito de su salsa. Se pueden acompañar con arroz balnco hervido o con patatas fritas para complementar el plato.




sábado, 23 de diciembre de 2017

Carrilleras de cerdo al vino blanco

No hace mucho que en casa comemos carrilleras, de hecho debe hacer aproximadamente un año que se introdujeron en nuestra  dieta, y he de decir que espero que se queden por muchos años.

Siempre he sido reacia a cocinar las partes cárnicas de la cara del animal, no me pregunteis porqué, pero le tengo cierto respeto a cocinar todo lo que me recuerde a la casquería, por miedo a que no me salga rico. Hace unos años tenía cerca una carniceria que las vendía ya preparadas, solo calentar y servir, y un día las probé, y oye me gustaron. Eran estofadas con verduritas, pero estaban buenas, solo que yo prefería el ragout (para esa receta en concreto).

Hace más o menos un año, mi adorada suegra me obsequió con un kilo de carrilleras, que había comprado porque las vio muy hermosas. No se si mi cara reflejaría la tremenda ignorancia que tenía respecto a como se preparar unas carrilleras.

Así que ese mismo día me puse a buscar por internet y ¡oh sorpresa! decenas de recetas distintas y apetecibles, así que decidí probar con  la que estaba publicada en la web  Todosacomer.net, Carrilleras al vino tinto de Arguiñano, y allí que me fui dispuesta a seguir, al pie de la letra cada uno de los pasos.

La primera me la llevé en la frente (y la segunda también).  Cuando me puse a cocinar me di cuenta que no tenía vino tinto, y solo tenía blanco: "bueno", pensé, "vino es vino" y le metí el primer cambio (ya sabeis lo que me cuesta ser fiel a las recetas originales). Resulta que la citada receta daba los tiempos de cocción en una olla rápida. Ahí estaba yo preparándola, cuando de repente, se me partió el mango. Si, como lo lees.

Así que el azar me impuso el segundo cambio, hacerlas a fuego lento y sin olla rápida. Aquí os dejo pues, esta variante de la receta mencionada, que tiene la particularidad de hacerse SIN olla expres y CON vino blanco en lugar de tinto. Ya me comentareis (si os apetece) que os parece el resultado. En mi casa hablan de ponerme una estatua cada vez que las hago para comer.

Ingredientes
1 kilos de carrilleras de cerdo
1 puerro
1 cebolla
2 zanahorias
2 dientes de ajo
1/2 litro de caldo
1 vaso (250 cc.) de vino blanco
aceite de oliva
harina
sal y pimienta

Preparación

Lavar bien todas las verduras, pelar las zanahorias y la cebolla y limpiar el puerro. Pelar tambien los dientes de ajo. Picarlo todo muy bien y reservar.

Salpimentar las carrilleras. Enharinarlas.


En una olla grande (de la que tengamos tapa)  ponemos dos cucharadas de aceite a calentar y doramos las carrilleras bien por ambos lados. Cuando estén bien doraditas retiramos del fuego y reservamos.

En la misma olla realizamos un sofrito con las verduras y cuando ya están bien pochadas, añadimos las carrilleras y el vino, y dejamos reducir el vino a fuego medio, hasta que quede más o menos la mitad.

Cuando hayamos reducido el vino, agregamos el medio litro de caldo, y dejamos hervir a fuego lento durante 80 minutos aproximadamente, con la olla tapada (vigilar que el fuego no este muy fuerte y remover de vez en cuando).

Cuando hayan transcurrido aproximadamente una hora y cuarto, retirar del fuego, sacar las carrilleras y triturar el caldo y las verduras. Volver a poner a cocer las carrilleras con la salsa a fuego lento otros diez minutos. Y ya estarán listas para servir, supertiernas y con una salsa deliciosa.

Si las acompañas con unas patatas fritas, rematas la faena y ¡sales por la puerta grande!.

jueves, 21 de diciembre de 2017

Croquetas de cocido

Os hablaba el otro día de como se puede reciclar el caldo de cocido en una rica sopa de fideos. Hoy vamos a ver (o a leer) como aprovechar los restos cárnicos del cocido para elaborar otra receta: las croquetas caseras más sabrosas de cuantas se pueden hacer. La mezcla tan variada de carnes (pollo o gallina, ternera, chorizo, jamón  y morcilla) le da a las croquetas hechas con restos de cocido un intenso sabor.
¿Vamos a ello?
Ingredientes
Restos cárnicos de un buen cocido madrileño: pollo, gallina, tocino, jamón, ternera, chorizo, morcilla...lo que te haya sobrado.
1 cebolla
4-6 cucharadas de harina
 1/2 a 3/4 de litro de leche a temperatura ambiente
aceite de oliva
2 o 3 huevos
pan rallado

Preparación

Preparamos la carne: retiramos todos los restos de grasa, pieles o huesos. Cuando ya hemos limpiado las distintas carnes, la picamos muy menudita.

Lavamos y picamos la cebolla muy menuda.

En una cacerola o sartén grande, ponemos un par de cucharadas de aceite de oliva a calentar, y cuando está caliente doramos la cebolla. Cuando la cebolla está doradita, añadimos el picadillo de carnes y rehogamos uno o dos minutos todo junto.

Hacemos un hueco en la sartén y cocinamos cuatro o cinco cucharadas de harina, y cuando ya está algo tostada mezclamos con la carne.

Añadimos medio litro de leche (si vemos que no cubre bien la carne podemos añadir un vaso de leche más). Y lo dejamos a fuego medio, removiendo frecuentemente para ligar la bechamel con carne y evitar que se nos pegue la masa al fondo, hasta que la masa coja consistencia y al intentar retirarla con una cuchara de madera no vuelva a su sitio.

Retiramos la masa del fuego y la ponemos en un recipiente rectángular (o circular, pero plano, para que cuaje toda la masa por igual) y lo dejamos enfriar, primero a temperatura ambiente y depsués en el frigorífico entre 3 y 5 horas como mínimo. La masa espesará y se solidificará.

Pasado ese tiempo es hora de enrollar las croquetas: Batimos 2 o 3 huevos y preparamos un recipiente con el huevo batido y otro con abundante pan rallado, además hemos de preveer una bandeja para ir colocando las croquetas ya hechas.

Con ayuda de una cuchara de postre, vamos separando porciones, las pasamos por el huevo batido y después por el pan rallado, dándoles forma de croqueta.

Una vez que las hemos enrolladoy empanado todas, podemos freirlas en una sartén con aceite abundante a temperatura media, las doramos dos o tres minutos por cada lado, y antes de servirlas las dejamos reposar en papel absorbente para que pierdan el exceso de grasa de la fritura.

Y ya están listas para servir: ideales como aperitivo, como entrante, como primer plato, para deleitar a los invitados o para una cena. ¡Tu eliges en que momento las prefieres disfrutar!