martes, 7 de marzo de 2017

Sandwich mixto con huevo

He de reconocer que nunca fui muy asidua de los sandwiches, excepto del mixto y cuando mis padres me lo pedían en alguna cafeteria. En casa no conseguían que me entrasen por los ojos, prefería cualquier cosa con pan de barra que con pan de sandwich. Pero en la etapa universitaria, cuando muchas noches llegaba tarde a la cena familiar y tenía que improvisar, me dio por usar la tostadora y probar a hacer sandwiches que no solo me llenasen el estómago, sino que además, estuviesen ricos y listos en diez minutos.

Este que comparto hoy, es contundente, y contiene nutrientes de todos los grupos alimenticios y es un festival para un dia con mucho desgaste. Además es un clásico en las cafeterias españolas, por lo que, fue uno de los primeros que pasaron el filtro en mi lista de ensayo y error.

Vale, no me extiendo más, aquí el vídeo-tutorial:
Y aquí la preparación:

Ingredientes (por cada sandwich)
2 rebanadas de pan de molde
un par de hojas de lechuga, o una tacita de ensalada cuatro estaciones
1/2 tomate
1/4 cebolla
1 o 2 cucharaditas de mayonesa
1 huevo
2 lonchas de jamón york cortado para sandwich
1 loncha de queso de sandwich
aceite de oliva

Preparación
Empezamos preparando los ingredientes frios, lavamos bien la lechuga y la troceamos, y hacemos lo mismo con la cebolla y el tomate, partiendolos en aros y rodajas.

Después preparamos el fiambre. Colamos la loncha de que queso sobre una loncha de jamón y cubrimos con la otra loncha.

Ponemos a tostar el pan, utilizando una tostadora o una plancha.

Pasamos por la plancha con una gota de aceite de oliva el fiambre montado.

Y en una sarten con aceite de oliva caliente freímos el huevo.

Por último, cuando ya tenemos todos los elementos, montamos el sandwich: untamos por uan sola cara una  de las rebanadas con mayonesa, coloamos encima la lechuga, el tomate y la cebolla, y sobre los vegetales colocamos el fiambre a la plancha, por último colocamos el huevo frito, procurando que la yema quedemás o menos en el centro del sandwich.

Con ayuda de un vaso de chupito, o con un molde de galletas, recortamos un circulo que sea más o menos el de la circunferencia del huevo de la última rebanada de pan y la colocamos sobre el sandwich. Y tenemos la cena lista.


sábado, 25 de febrero de 2017

Bizcocho de yogur y naranja

De entre las distintas variantes de sabor que pueden prepararse del bizcocho de yogur, la que os traemos hoy es una de las que más me gustan a mi. El sabor de la naranja le da un puntito de acidez, de cítricos pero también del dulzor de la fruta de temporada. El zumo de naranja le confiere al bizcocho una frescura y suavidad que se nota muchísimo en el paladar.  Es ideal para acompañar el café de la mañana o el de la merienda, y regado con un poquito de sirope de chocolate está de muerte.

Os dejo el vídeo, por si no os gusta mucho leer:



Ingredientes

1 yogur natural, de sabor limón o sabor macedonia   (debes conservar el envase ya que será la medida para los otros ingredientes)
ralladura de la piel de una naranja
1 vaso de zumo de naranja natural (unas dos naranjas exprimidas)
1 sobre de levadura
1 medida de aceite de girasol (la medida es el vaso del yogur)
2 medidas de azúcar
3 huevos
3 medidas de harina

1 nuez de mantequilla para untar el molde.

Preparación

En un bol se mezclan los ingredientes. Es mejor mezclarlos de uno en uno,  empezando con el yogur y la levadura y seguir añadiendo el resto de los ingredientes. Si se tamizan la harina y la levadura será más fácil que quede sin grumos.

Se precalienta el horno a 180º.

Se unta el molde con mantequilla, y se le añade la mezcla despacito. Se introduce el molde en el horno y se deja que se haga el bizcocho durante unos 30  minutos.

Para saber si está en su punto puedes utilizar un palito de metal o de madera (de los que se usan para las brochetas) e introducirlo en el bizcocho. Si sale húmedo, con pasta pegada, el bizcocho aún no está cocido por dentro. Si sale limpio, o con una miguita de bizcocho es que ya está cocinado (por fuera ha de estar doradito).

Cuando ya esté hecho, lo retiramos del horno y lo dejamos enfriar antes de desmoldarlo, o corremos el riesgo de que se nos rompa en el proceso.

Y una vez que está frío, ya podemos disfrutar de nuestro rico bizcocho de yogury naranja. 

jueves, 16 de febrero de 2017

Guisantes salteados con jamón

La receta de hoy es una preparación muy, pero que muy sencilla y también muy práctica y resultona, ideal cuando no dispones de mucho tiempo, para preparar una cena rápida, un primer plato o una suculenta guarnición para unos huevos fritos.

Lleva poquitos ingredientes, lo que hace que sea muy económica y es muy nutritiva gracias a la fécula del guisante y a la proteína del jamón.

Vayamos pues con la preparación en formato visual:
Y ahora si, la receta en formato textual:

Ingredientes:
150 grs de guisantes (en conserva) por persona
2 lonchas de jamón por persona
2 o 3 dientes de ajo
aceite de oliva

Preparación:
Lavamos los guisantes y los escurrimos para que no tengan restos del líquido conservante. Reservamos

Picamos el jamon en cuadraditos o tiritas.

Pelamos los dientes de ajo y los cortamos en laminitas.

En una sartén ponemos aceite a calentar y doramos los ajos. Añadimos el jamón y salteamos unos segundos e incorporamos finalmente los guisantes. Salteamos todo junto y lo dejamos terminar a fuego medio entre 5 y diez minutos, hasta que queden blanditos los guisantes. Y ya podemos servir. Podemos acompañar con unas rebanadas de pan tostado o unas rodajas de huevo cocido, depende sobre todo de si lo vas a presentar como entrante o como guarnición.







sábado, 11 de febrero de 2017

Macedonia de invierno

La mejor y seguramente la más sana y rica forma de combatir los virus que se empeñan en instalarse en nuestras vidas durante el invierno, es comiendo fruta. Así que la receta de hoy es casi medicinal, y si no lo es, por lo menos es muy gustosa. Si sólo la van a  consumir adultos, gana mucho con un chorrito de licor Cointreau o alguno similar, pero como esta versión es apta para niños, pues es libre de alcohol cien por cien. Con las cantidades que recomendamos, saldrán unas 4-6 raciones.


Un vídeo explicativo a continuación:
Ingredientes:
1 Manzana
1 Pera
1 Naranja
2 Mandarinas
1 Plátano
1 Refresco gaseoso de naranja o limón
4-8 cucharaditas de azúcar (depende lo dulce que te guste)

Preparación:
En un bol amplio echamos el refresco y añadimos cuatro cucharadas (de las de café) de azúcar. Batimos el caldo.

Pelamos todas las frutas, y las vamos cortando en cuadraditos, triangulos o circulos (pera y manzana, naranja y mandarina, y plátano, respectivamente) y agregamos los trocitos al caldo. Removemos un poco y dejamos reposar en la nevera un pa de horas, para que todas las frutas se impregnen de sabor.

Y ya estará lista nuestra macedonia de invierno.

 

jueves, 9 de febrero de 2017

Cachopo de ternera

Cuando uno llega por primera vez a Asturias, y ve en el menú de un restaurante cachopo, es probable, si no ha oído  hablar de él, que no sepa a lo que se enfrenta. Dicen los asturianos, si no sale del plato, no es cachopo, y esto se debe a que para preparar el cachopo se utilizan grandes filetes de ternera.

La primera vez que yo quise probarlo primero pregunte al buen mesonero que me atendía qué era un "cachopo" y me explicó. Yo lo identifiqué con el cordonblue, que ya había comido en restaurantes de Madrid, pero claro, no sabía aún las diferencias gastronómicas entre ambos. El cordonblue lo suelen servir con un sólo filete de ternera doblado al centro. El cachopo asturiano lleva dos hermosos filetes de ternera, sin doblar, tan largos como sean, y además se ha convertido en todo un reto para la gastronomía asturiana. El tradicional se rellena de jamón y queso...pero ya hay hasta certámenes del mejor cachopo y se completan de mil formas distintas (especialmente me llaman la atención el que lleva queso cabrales y relleno de champiñones).

La verdad es que el mío, sólo puede ser llamado cachopín, porque aún permanece en el interior de los márgenes de la circunferencia del plato, pero aun así, con un solo ejemplar, te aseguro que no tendrás hambre el resto del día.

Vamós allá, primero con el vídeo:

Y ahora con la preparación (receta fácil donde las haya)

Ingredientes (por cachopo)
2 filetes de ternera
3 o 4 lonchas de jamón
lonchas de queso manchego
huevo
pan rallado
aceite

Preparación:
Cubrimos la mitad de los filetes con jamón serrano o ibérico. El jamón, también lo cubriremos, esta vez con queso. Ponemos otra capa de jamón sobre el queso, y cerramos con otro filete de ternera.

Batimos el huevo, y pasamos los cachopos por el huevo batido, hasta que estén bien impregnados. Despues los empanamos pasándolos por el pan rallado.

Ponemos en una sartén abundante aceite a calentar a fuego medio-alto, y los freimos, hasta que estén bien dorados por ambos lados.

Y a disfrutar del manjar.

TRUCOS:
  1. Procura que los filetes aunque grandes, sean finos, para que no queden  crudos por el centro al freirlos.
  2. Conviene acompañar este plato de ensalada.
  3. La bebida que más le pega es la sidra, pero natural y escanciada.

martes, 7 de febrero de 2017

Aceite al ajillo

No vas a poder comer con esta receta que traemos hoy, pero lo podrás tomar con muchas otras cosas. Muchas veces, a la hora de aliñar las ensaladas o de preparar las tostadas saladas por la mañana echo en falta el toque picante del ajito. Y todo por que, me resulta desagradable manipular ajo cuando voy a desayunar. Así que, un día, se me ocurrió hacer este experimento y mira, resultó ser toda una  satisfactoria solución.

Su elaboración es muy sencilla, como ya he dicho, para tostadas, ensaladas, para hacer carne a la plancha...y seguro que se te van ocurriendo  aquí va el vídeo de la preparación:

Y ahora, la elaboración:

Ingredientes: 
1/2 litro de aceite de oliva
1 cabeza de ajo
1 recipiente de cristal o vidrio con tapa

Preparación:
Pelamos todos los dientes de la cabeza de ajo. Los partimos a la mitad, quitamos el tallo y el germen, y los introducimos en el recipiente de vidrio o cristal. Lo rellenamos con el aceite de oliva hasta que los ajos queden completamente cubiertos por el aceite.

Dejamos macerar durante 48 horas y retiramos todos los dientes de ajo. Y ya tendremos listo para probar nuestro aceite al ajillo.



martes, 17 de enero de 2017

Asadillo de pimientos

Hay un refrán o dicho popular que dice que la mejor manera de conquistar a un hombre es por el estómago que viene a decir que a poco que sepas cocinar, tendrás a tu principe azul para toda la vida.
Sin querer quitarle razón a la sabiduría popular, no creo que esto tenga mucho fundamento, aunque cada vez que mi madre le ponía esta ensalada a mi entonces novio hoy marido me hacia dudar de si sería verdad, porque él se chiflaba por el asadillo de pimientos.

La verdad es que cada vez que pongo asadillo, bien como guarnición o ensalada, tiendo a recordar con cariño como la hacía mi madre, y con que disposición prendía el horno porque su "yerno" venía al día siguiente y queria agasajarle con su asadillo. Va por ella (y por nosotros).

Ingredientes
2 o 3 pimientos rojos morrones grandes
aceite de oliva
2 o 3 dientes de ajo
sal

Preparación
Precalentamos el horno a 180-200 º.
Lavamos bien los pimientos, los secamos, y los pintamos bien con aceite de oliva. Los colocamos en un recipiente apto para el horno y los ponemos a asar durante unos 20-30 minutos, y cuando estén bien asados los sacamos y los dejamos enfriar.

Mientras se están asando-enfriando los pimientos preparamos el aceite para macerar. Pelamos los dientes de ajo, los partimos en láminas y los sumergimos en un par de cucharadas de aceite de oliva.

 Una vez que están frios los pimientos, les retiramos la piel y los cortamos en tiras. En un recipiente colocamos en pimiento troceado, añadimos una pizca de sal y regamos con el aceite y los dientes de ajo.
Lo dejamos macerar un par de horas en la nevera como mínimo -y allí los conservaremos hasta que vayamos a consumir- y ya tenemos listo nuestro asadillo: ideal en tosta o en ensalada.