martes, 25 de abril de 2017

Puchero de alubias pintas


Siempre hemos oido a nuestras madres, abuelas e instituciones competentes en la materia lo importante que es introducir las legumbres en nuestra dieta para que esta sea equilibrada. Con el aumento del consumo de legumbres en conserva, va siendo hora de reivindicar los guisos caseros, en los que hay que hidratar la legumbre antes de cocinarla y haciendo pucheros como los de las abuelas.

Este puchero lo hacía mi madre a menudo, pero no tanto como a mi me hubiese gustado. Ahora lo recupero y lo comparto, aquí va el vídeo y la receta de un guiso de legumbres tradicional y casero. Como debe ser.

Ingredientes (para 3/4 personas)
250 grs de alubias pintas, rayadas o rojas.
Aceite de oliva
2 dientes de ajo
1 cucharadita de pimentón dulce
1 cebolla
1 tomate
sal
1 zanca de pollo
1 morcilla
1 chorizo
1 trozo de panceta

Preparación 
El dia anterior a realizar la receta poner en remojo las alubias, (las lavamos bajo el chorro de agua fría primero) asegurándonos que como mínimo están doce horas hidratándose.

En una olla ponemos las alubias y el agua donde se han hidratado, el pollo, la panceta y el chorizo y completamos cubriendo con agua todos los ingredientes. Ponemos a calentar a fuego medio, y dejamos que hierva todo junto alrededor de dos horas. Añadiremos más agua si vemos que se va consumiendo y desespumamos.

Pelamos la cebolla y la picamos muy menudita. Lavamos el tomate, retiramos el tallo y picamos. Pelamos y picamos los dientes de ajo y con estos tres ingredientes y una cucharada de aceite de oliva hacemos un sofrito, y añadimos el pimentón. Apartamos del fuego y reservamos.

Cuando ya hayan pasado las dos primeras horas de cocción añadimos la morcilla y el sofrito al puchero. Lo dejamos hervir todo junto a fuego lento, hasta que el caldo se reduzca y se espese, y la alubia quede bien blandita.

Retiramos la carne y la repartimos en raciones individuales y servimos en plato hondo o cazuelitas, un buen cucharón de alubias con un trozo de chorizo, panceta, morcilla y pollo y su caldito.

Y listas para que reconforten el cuerpo.



jueves, 20 de abril de 2017

Magro con verduras y curry

A la hora de preparar el magro, lo fundamental es la paciencia, no arrebatarlo con el fuego fuerte y esperar tanto como la carne necesite para estar bien tierna. Asumida esta cuestión, cualquier receta de magro resulta posible.

Hoy os proponemos una forma diferente de preparar este corte tan jugoso de la carne de cerdo, con un toque exótico gracias a la salsa de hortalizas y curry con la que se cocina y acompaña. Yo os dejo vídeo y receta por escrito, y quien le apetezca que lo pruebe. Acompaña muy bien con un poco de arroz blanco o con patatas fritas. Tuya es la elección.

Ingredientes (para 3/4 raciones)
1/2 kilo de magro de cerdo cortado en dados
2 zanahorias
1 calabacín
1 cebolla
1 cucharadita de curry
1 cucharadita de albahaca
aceite de oliva
1 vaso de caldo
1 vaso de vino blanco
sal

Preparación

Lavamos y pelamos las verduras. Picamos la cebolla, cortamos el calabacín en cuadrados y las zanahorias en rodajas.

Hacemos un sofrito con la cebolla y la zanahoria.

Añadimos el curry, e incorporamos el magro y lo doramos un poquito. Cuando el magro tiene ya color, añadimos el calabacín y sofreimos todo junto entre 5 y 10 minutos.

Añadimos el vino blanco, y dejamos que hierva hasta que se consuma casi por completo el vino.

Cuando el vino se haya reducido considerablemente, añadimos el caldo y la albahaca. Tapamos la cacerola y bajamos el fuego, para que se cocine a fuego lento. Lo dejamos hervir durante una hora.

Una vez pasada esta hora de cocción a fuego lento, comprobamos que la carne está blandita -si no podemos dejarla 5 o 10 minutos más, lo que requiera- y el punto de sal.

Y una vez terminado podemos servir.

Poco complicado y muy sabroso.
 



sábado, 8 de abril de 2017

Magdalenas con pepitas de chocolate

Uno de los caprichos para el desayuno que más me gustan, son las cookies, las galletitas con pepitas de chocolate, y el otro las magdalenas. Desde que mi Minichef y yo aprendimos a hacer magdalenas no me suelen faltar en la despensa, pero ¡ay! aun no tengo mano para las galletas, ni con pepitas ni sin ellas, aunque estas navidades pasadas conseguimos que saliesen unas pastas experimentales que ya, cuando las perfeccionemos publicaremos...¡Que me enredo!

Un día Minichef, que es más apasionada de las pepitas de chocolate que de las magdalenas, me sugirió utilizarlas para hacer magdalenas con pepitas. Y aquí os dejamos el resultado del experimento, que dicho sea de paso no es que estén buenas, es que están aun mejor que las normales.

Aquí teneis el vídeo:
Y ahora receta de magdalenas con pepitas de chocolate

Ingredientes (para unas 30 magdalenas aprox.)
 50 gramos aprox. de pepitas de chocolate
3 huevos
ralladura de limón o naranja
1 sobre de levadura
1/4 de litro de leche
1/4 de litro de aceite (oliva o girasol)
350 grs de harina
200 grs de azúcar

Preparación
Mezclamos en un bol todos los ingredientes hasta que nos quede una masa homogénea y sin grumos. Si se tamiza la harina y la levadura, se trabaja mejor la masa.
Ponemos el horno a calentar a 180º.
En un molde para hacer magdalenas metálico, ponemos moldes de papel y rellenamos hasta un poco más de la mitad del molde. Añadimos unas poquitas pepitas de chocolate a cada magdalena.
Metemos en el horno entre 20 y 25 minutos, procurando no abrir el horno en el proceso, y cuando ya las veamos bien levantadas y un poco doradas, las sacamos las dejamos enfriar, y repetimos el proceso hasta acabar con la masa.

Y ya tenemos nuestras magdalenas con inspiración cookie.

Truquito: en el vídeo se ve como echamos las pepitas al principio del todo, cuando aun estábamos mezclando los ingredientes. Si quieres evitar que la mayoría de las pepitas se vayan al fondo de la magdalena, échalas cuando la masa ya esté en los moldes.

jueves, 6 de abril de 2017

Bocadillo de pollo y ensalada

El bocadillo es una cena muy socorrida en cualquier época del año, pero a partir del comienzo de la primavera, y del cambio horario, cuando todavía hay luz del día a las nueve de la noche, y sobre todo en veranito cuando el día se alarga tanto, apetece muchas veces improvisar cenas al aire libre, ¿y que mejor que solucionarlo con un bocadillo?

Hoy os traemos un clásico, de pollo con ensalada. Hay que decir que este bocadillo yo lo tomaba en miniatura para desayunar en Asturias, pulguitas recién hechas con su pollito empanado, su lechuga y su mayonesa. Así que de esta miniatura, empecé a hacerlo cada vez más grande, y mira, hasta de comida para la piscina lo hemos llevado.

Aquí va el vídeo:
Y aquí la preparación.
Ingredientes por bocadillo
1/3 o 1/2 barra de pan (depende del hambre de cada uno)
1 filete de pollo
huevo
pan rallado
unas hojas de lechuga o ensalada preparada  cuatro estaciones
mayonesa
aceite

Preparación
Batimos el huevo y rebozamos los filetes de pollo. Después los empanamos, calentamos el aceite y los freimos hasta que estén bien doraditos.

Lavamos a conciencia las hojas de lechuga. En las bolsas de ensalada preparada dice que no es necesario lavar, pero yo prefiero pasarlas un poco por debajo del agua bien fría. Si son muy grandes, las partimos en trozos más pequeños.


Abrimos la ración de pan a la mitad, y untamos mayonesa en una de las mitades.

Colocamos lechuga sobre la mitad untada con la salsa mayonesa, y sobre la lechuga el filete de pollo empanado. Ponemos la otra mitad del pan ¡y listo para comer! (o para envolver en papel film y llevarlo de excursión).

martes, 7 de marzo de 2017

Sandwich mixto con huevo

He de reconocer que nunca fui muy asidua de los sandwiches, excepto del mixto y cuando mis padres me lo pedían en alguna cafeteria. En casa no conseguían que me entrasen por los ojos, prefería cualquier cosa con pan de barra que con pan de sandwich. Pero en la etapa universitaria, cuando muchas noches llegaba tarde a la cena familiar y tenía que improvisar, me dio por usar la tostadora y probar a hacer sandwiches que no solo me llenasen el estómago, sino que además, estuviesen ricos y listos en diez minutos.

Este que comparto hoy, es contundente, y contiene nutrientes de todos los grupos alimenticios y es un festival para un dia con mucho desgaste. Además es un clásico en las cafeterias españolas, por lo que, fue uno de los primeros que pasaron el filtro en mi lista de ensayo y error.

Vale, no me extiendo más, aquí el vídeo-tutorial:
Y aquí la preparación:

Ingredientes (por cada sandwich)
2 rebanadas de pan de molde
un par de hojas de lechuga, o una tacita de ensalada cuatro estaciones
1/2 tomate
1/4 cebolla
1 o 2 cucharaditas de mayonesa
1 huevo
2 lonchas de jamón york cortado para sandwich
1 loncha de queso de sandwich
aceite de oliva

Preparación
Empezamos preparando los ingredientes frios, lavamos bien la lechuga y la troceamos, y hacemos lo mismo con la cebolla y el tomate, partiendolos en aros y rodajas.

Después preparamos el fiambre. Colamos la loncha de que queso sobre una loncha de jamón y cubrimos con la otra loncha.

Ponemos a tostar el pan, utilizando una tostadora o una plancha.

Pasamos por la plancha con una gota de aceite de oliva el fiambre montado.

Y en una sarten con aceite de oliva caliente freímos el huevo.

Por último, cuando ya tenemos todos los elementos, montamos el sandwich: untamos por uan sola cara una  de las rebanadas con mayonesa, coloamos encima la lechuga, el tomate y la cebolla, y sobre los vegetales colocamos el fiambre a la plancha, por último colocamos el huevo frito, procurando que la yema quedemás o menos en el centro del sandwich.

Con ayuda de un vaso de chupito, o con un molde de galletas, recortamos un circulo que sea más o menos el de la circunferencia del huevo de la última rebanada de pan y la colocamos sobre el sandwich. Y tenemos la cena lista.


sábado, 25 de febrero de 2017

Bizcocho de yogur y naranja

De entre las distintas variantes de sabor que pueden prepararse del bizcocho de yogur, la que os traemos hoy es una de las que más me gustan a mi. El sabor de la naranja le da un puntito de acidez, de cítricos pero también del dulzor de la fruta de temporada. El zumo de naranja le confiere al bizcocho una frescura y suavidad que se nota muchísimo en el paladar.  Es ideal para acompañar el café de la mañana o el de la merienda, y regado con un poquito de sirope de chocolate está de muerte.

Os dejo el vídeo, por si no os gusta mucho leer:



Ingredientes

1 yogur natural, de sabor limón o sabor macedonia   (debes conservar el envase ya que será la medida para los otros ingredientes)
ralladura de la piel de una naranja
1 vaso de zumo de naranja natural (unas dos naranjas exprimidas)
1 sobre de levadura
1 medida de aceite de girasol (la medida es el vaso del yogur)
2 medidas de azúcar
3 huevos
3 medidas de harina

1 nuez de mantequilla para untar el molde.

Preparación

En un bol se mezclan los ingredientes. Es mejor mezclarlos de uno en uno,  empezando con el yogur y la levadura y seguir añadiendo el resto de los ingredientes. Si se tamizan la harina y la levadura será más fácil que quede sin grumos.

Se precalienta el horno a 180º.

Se unta el molde con mantequilla, y se le añade la mezcla despacito. Se introduce el molde en el horno y se deja que se haga el bizcocho durante unos 30  minutos.

Para saber si está en su punto puedes utilizar un palito de metal o de madera (de los que se usan para las brochetas) e introducirlo en el bizcocho. Si sale húmedo, con pasta pegada, el bizcocho aún no está cocido por dentro. Si sale limpio, o con una miguita de bizcocho es que ya está cocinado (por fuera ha de estar doradito).

Cuando ya esté hecho, lo retiramos del horno y lo dejamos enfriar antes de desmoldarlo, o corremos el riesgo de que se nos rompa en el proceso.

Y una vez que está frío, ya podemos disfrutar de nuestro rico bizcocho de yogury naranja. 

jueves, 16 de febrero de 2017

Guisantes salteados con jamón

La receta de hoy es una preparación muy, pero que muy sencilla y también muy práctica y resultona, ideal cuando no dispones de mucho tiempo, para preparar una cena rápida, un primer plato o una suculenta guarnición para unos huevos fritos.

Lleva poquitos ingredientes, lo que hace que sea muy económica y es muy nutritiva gracias a la fécula del guisante y a la proteína del jamón.

Vayamos pues con la preparación en formato visual:
Y ahora si, la receta en formato textual:

Ingredientes:
150 grs de guisantes (en conserva) por persona
2 lonchas de jamón por persona
2 o 3 dientes de ajo
aceite de oliva

Preparación:
Lavamos los guisantes y los escurrimos para que no tengan restos del líquido conservante. Reservamos

Picamos el jamon en cuadraditos o tiritas.

Pelamos los dientes de ajo y los cortamos en laminitas.

En una sartén ponemos aceite a calentar y doramos los ajos. Añadimos el jamón y salteamos unos segundos e incorporamos finalmente los guisantes. Salteamos todo junto y lo dejamos terminar a fuego medio entre 5 y diez minutos, hasta que queden blanditos los guisantes. Y ya podemos servir. Podemos acompañar con unas rebanadas de pan tostado o unas rodajas de huevo cocido, depende sobre todo de si lo vas a presentar como entrante o como guarnición.